Hacienda podrá embargar la caja diaria de negocios deudores

La medida dirigida a bares y locales públicos forma parte del plan de lucha contra la economía sumergida. (Artículo publicado en el Periódico del 23 de octubre de 2012).

Hacienda podrá embargar la caja del día de los locales deudores abiertos al público. Así lo ha explicado la directora general de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana durante un encuentro con la prensa en el 22 Congreso de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE). Esta medida se encuentra dentro del programa especial de lucha contra la economía sumergida previsto para el 2012, que contempla el aumento de la presencia de la inspección en empresas, locales de negocio y demás establecimientos o lugares en los que se han desarrollado actividades económicas.

La posibilidad de embargar la caja de estos locales, independientemente de si hay o no público presente, se incluye dentro de las iniciativas de recaudación, entre las que también destacan el embargo de vehículos históricos de alto valor y de vehículos de gran cilindrada, el control de los deudores premiados en juegos de lotería que siguen teniendo deudas con el fisco o las personaciones en casos de deudores sin actividad declarada pero con actividad presunta. La directora de la Agencia Tributaria dijo que estas medidas son complementarias a las dirigidas al fraude más sofisticado.

Viana destacó que de las 12.000 inspecciones previstas para este año se han realizado ya 7.700, con casi el 40 % de riesgo fiscal. Admitió que Hacienda tiene pendiente de cobro 6.000 millones de euros por delito fiscal. Otras actuaciones son el control de alquileres en zonas turísticas y los peinados de zonas turísticas con especial incidencia en los locales comerciales en puertos deportivos y las actividades de restauración en playas.También son objeto de investigación la venta ambulante en mercadillos, la organización de conciertos, las discotecas, los amarres en puertos deportivos o los hoteles de turismo rural.

También se intensifican las derivaciones de responsabilidad a los administradores, con inspecciones a 12.200 sociedades con un importe en fase de embargo de casi 2.000 millones de euros. Otra de las medidas supone intensificar las peticiones de colaboración a otros países de la UE para cobrar a 600 contribuyentes deuda de más de 720 millones.